viernes, 12 de febrero de 2016

La lluvia no me deja escuchar la música.
Alguien canta pero no sé qué dice.
Las gotas caen en mi habitación como si las paredes no existieran.
Mi cabeza se mueve a su propio ritmo.
Hablo con gente que no conozco.
Siento el viento en mi pelo y no me molesta.
Si no hubiese tenido calor todo el día, estaría teniendo frío.
Hello, hello, can you hear me?
No escucho nada más que esa línea de una canción que nunca escuché.
Y la lluvia.
La lluvia es más fuerte que todo lo demás.
La lluvia no pide perdón, porque nunca hace daño.
La lluvia sana.
Todo este dolor que me hiciste sentir se va entre cada gota contra el techo y cada nota que no distingo.
Me siento bien.
Te extraño.
Pero estoy bien.
Y espero que vos también lo estés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario