viernes, 28 de agosto de 2015

Tan rápido, tan invisible.

Es la 1.50 de la tarde. Hace 5 años, a esta hora estaba saliendo del colegio. Hoy estoy en Cabildo. Acabo de ir a comprar ropa porque dentro de poco me voy de viaje de egresados. Me egreso de la secundaria. Como si no hubiesen pasado 5 años desde que empecé. Como si todo esto hubiese pasado fácil. Ahora me egreso. Me voy. No vuelvo más a ese lugar todos los días. Y si le hubiese dicho a esa chica que salía de su clase de inglés con lágrimas en los ojos a las 2 de la tarde que dentro de poco se iba a ir de viaje de egresados y que no le iba a importar más esa mujer que tan miserable la hace sentir, no me hubiese creído. Es que el tiempo pasa sin que me dé cuenta, y las peores cosas se terminan sin que lo piense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario