jueves, 13 de agosto de 2015

Now we got bad blood.

A vos te gusta hablar pero yo tengo más cosas para decir. No, no me vas a callar porque tengo opiniones igual que vos. No, no me voy a quedar en silencio para escuchar las estupideces que tenés para decir. Porque sacás todo de los diarios, y la televisión. ¿Y no es esa la misma mierda contra la que hablás todo el tiempo? Pero al final sabés más de lo que pasa ahí que todos nosotros. Es verdad, para hablar hay que conocer. Pero, para serte sincera, espero que una persona que se las da de ser tan culta y sabia sepa sobre otros temas. ¡Cuántos nombres y fechas que te sabés! Espero que no te importe si me parece un poco irrelevante toda esa información. ¡Cuánta gracia hay en todo lo que decís! Pero si no me río para el final del chiste, seguí contando. ¡Cuánta valentía al decir las cosas y defender tus ideas! Me imagino que no tendrías problema en hacer lo mismo con alguien de tu edad y que sepa un poco más que vos. ¡Cuánta fuerza en ese cuerpo tan pequeñito! Qué lástima que estés tan en contra de la violencia, sino le podrías pegar a todas las personas que tantas veces amenazaste. Quizás, si dejaras de creer que estás en la cima del mundo, podrías escalar un poco más. 

Tus palabras no son irónicas, pero tus ideas sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario