sábado, 20 de junio de 2015

¿Jugamos a que somos amigas? Dale. ¿Y si hacemos de cuenta que nos queremos? Sí, está bien. Pará, ¿por qué no hacemos como que vos me llamabas y yo te contesto y hablamos? Bueno, pero después cambiamos y me llamás vos. Sí, obvio, dale, agarrá el control y hacé como que es un teléfono. Dale, ¿vos qué usás? No sé,  ¿puedo agarrar esto? No, eso no, tomá, usá esto. Bueno dale. Che, me aburrí. ¿Ya te aburriste? Sí, quiero jugar a otra cosa. Bueno, ¿a la mamá? No, otra. ¿Querés hacer como que vos venías y me comprabas cosas? No sé, me parece infantil. Bueno y ¿qué querés hacer? Quiero crecer. Pero somos chicas para eso todavía. No, yo quiero crecer ahora. Pero yo no, ¿no podemos hacer otra cosa? No, pará, tengo una idea, vos quedate acá y crecé cuando tengas ganas, yo me voy y te aviso cómo es la vida después.

Y no me diste tiempo de decirte que me parecía una idea horrible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario