miércoles, 11 de marzo de 2015

Té con dos cucharadas de azúcar.

El silencio de una habitación en la que no estás.
Tus ojos me miran pero tu mente se va.
Tus labios me hablan pero tu sonrisa sabe callar.

Mi mirada en el piso.
Mi ego muy cerca.
Todo lo que el tiempo hizo
a la noche me acecha.

Son los viajes de tu imaginación
que te llevan a un rincón
donde no se puede llorar
y te olvidas cómo amar

El teléfono ya no suena.
Tus esperanzas no me esperan.
Y este amor que se deshace
entre besos y un escape.

No hay comentarios:

Publicar un comentario