lunes, 30 de marzo de 2015

Sobre la vez que Tom Petty me hizo bien.

Cuando los sueños no te hacen viajar, y las alegrías son solo una cosa más. Buscas en las rimas una razón para justificar tu sonrisa. Y te escondes tras esas muecas de paz y armonía. En tu cabeza todo es tan suicida. No comprendes las palabras que escribes desde niña. Tu corazón está rodeado de cortinas que cierras a toda hora. El sol no entra y no hay escobas, para limpiar de ese lugar las cenizas de recuerdos que estorban. Un cigarrillo más, una botella para terminar. No te dejas escapar de ese vicio que te va a matar. Te olvidaste de los versos y en tu mente hay solo estrofas, que no paran de sonar al ritmo de una canción que no te animas a cantar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario