martes, 5 de agosto de 2014

This city never sleeps and that makes two

Dicen que no hay que escuchar a los grandes. Algunos proponen que los adolescentes pueden hacer lo que quieran y que las opiniones de los adultos no valen nada. Podría conseguir un ejército de personas que digan que los grandes no saben lo que dicen, y hasta yo misma sería parte de ese ejército. Pero nos olvidamos que los grandes, por poco que entiendan de sueños, ilusiones y todas esas cosas que amo, vivieron muchas más cosas y formaron muchas más opiniones que los más jóvenes.
Me dijo una de esas personas grandes que hay que vivir desde el "¿para qué?". Dejar del lado el "¿Por qué?" (incluyendo los "¿Por qué a mí?" "¿Por qué no te callás?" y "¿Por qué yo?") Todos, todos los "¿por qué?s" afuera. No los necesitamos. Es mejor preguntarnos cuál es el uso y la aplicación de lo que nos pasó que preguntarnos la razón. Siempre mirar al futuro y nunca al pasado. Me dijo también que así se vive muy bien.
Una noche después de esa conversación con esa señora grande, me encontré con un señor grande. Y este es de los grandes en serio. De los que no entienden nada sobre sueños ni cosas lindas. De los que hablan de política como si fuera algo serio. Y este señor me dijo una frase que pretendo no olvidar, y era así: "La revolución francesa se le ocurrió a uno solo", y levantó un dedo. Y ahí me acordé mucho de Lewis Carroll y eso que decía sobre que las mejores personas están locas. Porque algunas personas tienen ideas locas y las más más locas las hacen realidad. Me dijo este hombre también que si yo puedo difundir esto entre mis amigos ellos van a hacer lo mismo y así nuestra generacion puede cambiar al mundo.
Pero obvio que la adolescente a veces le gana a la niña y me acordé de John Mayer y eso que dice sobre que estamos esperando a que el mundo cambie, no porque no querramos cambairlo, sino porque la pelea no es justa. Y entonces me acuerdo de lo feo que es el mundo y me encierro en mi cuarto para no ver todas esas cosas. Porque a veces dejo que gane la niña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario