domingo, 17 de agosto de 2014

Cantando frente al espejo y bailando en la ducha.

Reímos, gritamos, lloramos, hablamos, comemos, reímos un poco más. Todo está bien. ¿Será esto la felicidad? ¿Será que se siente así y no como yo creo que se siente? ¿Será que cuantos más seamos y más hagamos, más felicidad hay? ¿Será verdad que para ser feliz tiene que estar todo bien? ¿Será verdad que es posible olvidarnos de las cosas malas?
No. Obvio que no. La felicidad es vivir a pleno. Es sentir. Sentir cosas buenas y cosas malas. Sentir cosquillas en el corazón y en las piernas. Es empalagarse y tener hambre. Es tenerlo todo pero que te falte una infinidad de cosas. Porque la felicidad no es. La felicidad se hace. Y si yo quiero ser feliz en mi miseria, ¿quién es el resto del mundo para cambiarlo?
Dicen que "cada loco con su tema", y yo creo que cada individuo con su forma de ser feliz.

Ducha. Qué palabra tan fea. ¿Será feliz?

No hay comentarios:

Publicar un comentario