viernes, 18 de julio de 2014

Octubre 31, 2008.

Y fue lo último que supimos. Hace 6 años que no escucho tu voz. Seis años en los que nada era nuevo, nadie sabía quién eras.
¿Cómo le explico al mundo que volviste? ¿Cómo expreso tanta felicidad junta? A veces no hay palabras válidas. A veces es mejor gritar.
Gritar a los cuatro vientos que volviste y que el mundo vuelve a girar y que nada puede hacerme más feliz que escucharte una vez más y verte sonreír mientras cantás ante un grupo de personas que gritan tu nombre. 
A veces es mejor callar. Y sonreír. Porque la vida comienza a girar. Gracias por ser parte de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario