jueves, 3 de julio de 2014

Las cosas pasan. (Begin again 3)

Había tomado la decisión de volver a ser la persona a la que no le importa. Esa persona que puede reírse en ciertas situaciones y llorar solo cuando hace falta. Esa persona que sonríe cuando todo parece fruncir el ceño.
Creí que la había perdido y que sería solo parte de mi pasado, de algo que había vivido y que podría contárselo a mis nietos después de decir "en mi juventud, yo...".
Hoy la vi volver. Estaba conmigo y era genuina. No le importaba. Pensaba igual que cuando se fue.
En un principio se sentía rara y no sabía cómo actuar. Tuvo que ahuyentar a los fantasmas de mi personalidad. Por suerte, la risa es el arma más poderosa.
Yo sé que estaba ahí.  Ella sabía que nada de eso era importante y que sería solo una historia ue recordaría por algunos años y luego ya no. Sabía que eran solo algunos momentos de su vida, y que en verdad no significaban nada.
Te extrañé.  Qué bueno que volviste. Sentite como en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario