miércoles, 28 de mayo de 2014

Tan vacía, tan discreta.

Sigo buscando respuestas a preguntas que nunca hice. Sigo encontrando sentimientos que en verdad nunca perdí. Sigo esperando algo sin saber qué es. 
Y en la oscuridad de un cuarto, te busco. Te busco pero no estás. Te desarmas entre mis brazos y no te puedo encontrar. 
Entonces lloro. Lloro y grito porque sé que vas a volver. Pero no me escuchas. Porque estamos lejos y ya nada nos une. 
Pero comienzo a extrañarte. Te extraño y me transformo en pedazos rotos de lo que alguna vez fui. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario