miércoles, 28 de mayo de 2014

Tan vacía, tan discreta.

Sigo buscando respuestas a preguntas que nunca hice. Sigo encontrando sentimientos que en verdad nunca perdí. Sigo esperando algo sin saber qué es. 
Y en la oscuridad de un cuarto, te busco. Te busco pero no estás. Te desarmas entre mis brazos y no te puedo encontrar. 
Entonces lloro. Lloro y grito porque sé que vas a volver. Pero no me escuchas. Porque estamos lejos y ya nada nos une. 
Pero comienzo a extrañarte. Te extraño y me transformo en pedazos rotos de lo que alguna vez fui. 

domingo, 25 de mayo de 2014

Lo que nos unía no cambió.

Bajá la botella y hablemos. Le grité desde el otro lado de la habitación.
Levantó su mirada y sus ojos, llorosos, me suplicaron perdón. Ya era tarde. Ya no quería hablar. En algún momento había querido que todo fuera como había sido antes.
¿Antes de qué? No sé. Si siempre fue igual. En realidad nunca había querido volver a nada. Todo había sido una pesadilla. Y si me daba miedo soñarlas, ni me gasto en explicar mi temor a vivirlas.
Lo miré con pena y bajé mi mirada.
Quedate con la casa, después te llamo y arreglamos la tenencia de los chicos. Le dije mientras cerraba la puerta.

viernes, 23 de mayo de 2014

La esperanza triunfó.

Feliz Cumpleaños, antes de que me olvide.
Hace ya algunos años (perdí la cuenta, pero no importa) te conocí. Creí que sería una de esas "amistades" de hablar un par de veces, saludarse y ya. Creí que sería algo pasajero. Creí que eras alguien más.
El tiempo pasó y seguimos hablando. Tonterías. ¿Cuántos años tenés? ¿Qué hacés? ¿Cómo te llamás? ¿Dónde vivís? Nada importante.
No podría especificar cómo ni cuando pero de alguna manera terminamos haciéndonos reír cuando estábamos de mal humor. Nos enviábamos chistes tontos. Nos reíamos cada una por su cuenta, pero juntas. Empezamos a hablar de las cosas que nos ponían tristes, felices o simplemente de cosas que nos pasaban. Decidimos llamarlas "terapias". Porque eso era. Una terapia en la que ni la psicóloga ni la paciente estabamos cuerdas. Y nunca había una paciente estable.
Ahora juntas podíamos reír, llorar, hablar, molestarnos, pelearnos, emborracharnos, discutir tonterías, e incluso quedarnos en silencio.
No sé cómo ni por qué ni cuándo ni dónde ni quién ni con qué pero nos estábamos ayudando a vivir. Sin darte cuenta, me ayudaste a creer que las cosas pueden pasar. Las mejores cosas pueden pasar. De pronto me estabas ayudando a cumplir mis sueños, mientras vos cumplía los tuyos.
A veces, cuando te nombro en alguna conversación casual, la gente no entiende. ¿Cómo puedo ser amiga de una persona que nunca vi? ¿Qué puede haber hecho ella por mí? Es tan simple que nadie me cree: Me devolviste la esperanza.
Es muy difícil vivir en este mundo en el que nadie cree y todos intentan destruir los sueños de los demás. Y más difícil aun es encontrar en este mundo a alguien que te ayude a cumplirlos de todas las maneras posibles. Yo la encontré. Se llama Karen, y es la mejor amiga que existe.
Y hoy no es un día cualquiera. Hoy es tu cumpleaños. Yo no creo en saludar a la gente por su cumpleaños, porque por lo general no le digo nunca a nadie lo que siento. Pero con vos es distinto. Porque cada oportunidad que tenga para desearte lo mejor, la aprovecho.
Hoy quiero desearte todas las cosas buenas que te puedan pasar. Te deseo que aprendas muchísimo, que te encuentres, que encuentres las cosas que te hagan felíz, que estés rodeada de buena gente (vos sabrás qué hacer conmigo...), que recibas todo el cariño que merecés, que sonrías genuinamente como mínimo una vez al día, que llores las veces que sean suficientes para alejar a la tristeza, que tengas siempre a alguien en quién confiar (me ofrezco a hacer que esto se cumpla), que todos los días te despiertes con el pelo en buen estado (es cuestión de encontrar la felicidad en las pequeñas cosas), que nunca olvides lo buena persona que sos, que hagas los cambios necesarios para ser más felíz, que sigas siendo la niña que sos, que nunca dejes de jugar, que tengas la mejor vida que se pueda tener.
Todos los años te digo lo mismo, pero siento que nunca te lo digo lo suficiente: Gracias. Gracias. Gracias. Gracias. Gracias. Y así hasta para siempre. Porque solo nosotras sabemos todo lo que vos hiciste por mí y nunca, ninguna palabra, ninguna acción, ningún regalo ningún nada va a ser suficiente. (Y por eso te pido disculpas). Gracias simplemente por tu amsitad. Porque es una amistad que conoce el significado de distancia, de luchar, de abrazos que nunca se dieron pero se sintieron más que los de la vida real, de risas que no se escucharon pero fueron más reales que cualquier otra, de lágrimas que no se vieron pero se compartieron como ninguna. Gracias por una amistad tan única y especial.
Nunca voy a dejar de desearte lo mejor.
Te adoro hasta el infinito ida y vuelta y un poco más allá.

lunes, 19 de mayo de 2014

¿El amor no se jugaba de a dos?

Te levantas y quieres irte.
Quedémonos entre las sábanas. No te muevas. No te vayas. No me dejes. Prometeme una eternidad. Dime que seremos para siempre. 
Entrelazamos nuestros dedos y cierro los ojos. No hay palabras que necesiten ser dichas. Te miro y me sonríes. Tu sonrisa me encanta.
Me abrazas y no necesito nada más. Me acercas a tí y es todo lo que necesito. El calor de tu cuerpo es suficiente para no dejar entrar el frío de la habitación.
Me levanto y me voy.

domingo, 18 de mayo de 2014

That's why I smile.

Después de una semana horrible. Después de un mes horrible. Después de un tiempo que ya no sé cuánto fue horrible. Después de todo, decido hacer una lista de cosas que me hacen feliz. Y me decido a ser feliz. A pesar de todo. A pesar de los días malos y las cosas terribles, quiero ser feliz. Quiero mirar hacia atrá en mi vida y darme cuenta que valió la pena vivir.
No me opongo a estar triste ni a llorar ni a pasar por malos momentos. Pero me opongo a arruinarme la vida. 

Me hace feliz:

  • La lluvia
  • Escuchar música que me gusta
  • Escucuchar covers que me gustan de canciones que no me gustan
  • Ver fotos de gente que quiero sonriendo
  • Descubrir canciones nuevas
  • Aprender letras de canciones
  • Aprender a tocar instrumentos
  • Tocar instrumentos
  • Caminar
  • Cantar a los gritos
  • Bailar mal
  • Actuar
  • Pintar con acrílicos sobre madera
  • Pintar con lápices sobre papel
  • Ayudar a otros
  • Hacer reír a alguien
  • Reírme sola
  • Estar con gente que me hace reír
  • Ver entregas de premios y que gane quien yo quiero (ya sé que no depende de mí, pero quería incluírlo)
  • Leer
  • Escribir
  • Terminar un libro
  • Empezar un libro
  • Comprar un CD
  • Escuchar un CD que nunca escuché (y que sea genial)
  • Los fines de semana
  • Estar en pijama
  • Quedarme en la cama hasta que ya no pueda seguir durmiendo
  • Recordar la existencia de algunas personas
  • Decir cosas que tenía guardadas
  • Recordar los sueños que cumplí
  • Ir a conciertos (y salir como si me hubiese pasado un camión por arriba)
  • Descubrir cosas (hobbies, artistas, lugares) nuevas
  • Merendar
  • Hacer planes 
  • Viajar
  • Cocinar (aplicable solo para algunos días)
  • Dibujar cosas sin sentido
  • Editar imágenes
  • Enseñar cosas sobre las que, en realidad, no tengo ideas
  • Los moños
  • Las trenzas
  • Los rodetes gigantes
  • Los labiales rojos
  • Los labiales fuccias
  • El delineador blanco
  • El olor a maquillaje
  • El olor a los teatros
  • El olor del jazmín
  • El olor de principios de primavera (cuando está terminando el colegio y los días son un poquito más cálidos)
  • El olor a estufa recién prendida
  • El olor a la comida de mi mamá (aplicable solo a algunas comidas)
  • Las bufandas
  • Las camperas de cuero
  • Las botas
  • Las camisas
  • Comprar ropa
  • Hacer regalos
  • Que me regalen algo solo porque sí
  • Las toallitas desmaquillantes (sí, porque la vida gira alrededor de las pequeñas cosas)
  • Los esmaltes
  • Combinar el color de mis uñas con la época del año
  • Las cosas de Tinkerbell (léase: cualquier objeto con la cara de Tinkerbell)
  • Ver películas que ya vi
  • Hablar con amigos
  • Los días de frío
  • Tener las manos congeladas
  • El sonido de mi guitarra recién afinada
  • Las versiones en vivo de las canciones
  • Las versiones acústicas de las canciones
  • Hilary Duff
  • Taylor Swift
  • Reacomodar mi cuarto
  • Sonreírle a alguien a quien quiero gritarle
  • Ponerme perfume
  • Ir a Zara (y salir con alguna bolsa)
  • Ver Friends
  • Ver Gilmore Girls
  • Ver Gossip Girl
  • Ver entrevistas de Ellen Degeneres 
  • Los vestidos
  • La gente apasionada
  • Soñar cosas lindas
  • Las frazadas
  • El chocolate
  • Las púas
  • Las medias
  • Las duchas de domingos
  • Las cremas (corporales, faciales y de las que se comen)
  • Jesse y Joy
  • Yoga
  • El té
  • Las tazas
  • Descubrir cosas que no me había dado cuenta

Prometo actualizarla cuando me entere de algo más.

sábado, 17 de mayo de 2014

Y cuando pienso en vos, sonrío.

Tenía miedo. Tenía meido porque hacía mucho que no te hablaba. Temía que no respondieras, o que no te importara. Temía que fueran palabras que quedaran en el aire y nunca llegaran a nadie ni a nada.
Esribí todo lo que quería, y lo envié. No había vuelta atrás, no había forma de arrepentirme. No había tiempo de nada. Mi manos temblaban y mi corazón latía más fuerte que nunca.
Eran palabras lindas, palabras de cariño y sinceras. Eran palabras que no me podía quedar, porque dicen que las palabras que no decís son las que más te persiguen. Además, me había propuesto apreciar más a la gente. Y vos, que hiciste tanto por mí, merecías como mínimo algunas palabras que te dejaran saber que no te olvido.
Y ahora no me arrepiento. No me arrepiento de lo que dije, ni de lo que me dijiste. No me arrepiento de haber confiado y dejarte confiar. No me arrepiento de lo que fuimos. No me arrepiento de lo que somos.
Yo sé que las amistades que duran para siempre son las menos. Y la nuestra fue de las más. Pero no importa. Porque lo que quedan son los recuerdos y lo mejor de las dos.
Gracias por haber sido tanto. Gracias por los recuerdos. Gracias por marcar una etapa de mi vida y por ayudarme a superarla. Te quedás en mí. Por siempre.

"Estás distinta" me dijo y no supe qué hacer. Fue mi culpa, lo sé.

lunes, 12 de mayo de 2014

One more mile to Jericho.

Después de tanto vivir y llorar y sufrir, se aprende. Se aprende que la vida es lo peor que nos puede pasar, pero que también es lo único. Que depende de mí hacer las cosas de una manera u otra. Aprendí también qu ehablando no se soluciona nada, que hay que hacer, y qu enadie va a hacer nada por mí. Aprendí que tengo que ser yo quien se rodea de la gente y que los demás nunca van a querer o dejar de querer estar conmigo. Aprendí que buscar ayuda en alguien más y esperar a que otro me salve es casi una utopía. Aprendí que en esta vida estamos solos y que todo lo que nos pase depende de nosotros. Aprendí que soy lo único que tengo, y lastimándome y odiándome no llego a nada, porque esta vida es una y mi cuerpo es lo más eterno que conozco. Aprendí a sonreírle al mundo cuando él intenta escupirme. Aprendí a ignorar los insultos y creerme los halagos. Aprendí a juntarme con quien me hace bien, y a sonreírle al resto. Aprendí que hay más historias detrás de una sonria que de una lágrima. Aprendí que si bien la vida es corta, es lo más infinito que vamos a conocer. Aprendí que nunca nadie va a pensar igual que yo, y que eso está bien.
Ahora, estoy aprendiendo a vivir. Porque al final, es lo único que importa.

viernes, 9 de mayo de 2014

Serás mi primer amor, y yo tu primera nada.

Cruzamos unas pocas palabras y te miré a los ojos. Intenté sonreirte, pero no te diste cuenta. Me viste irme sin decir adiós.
Creí que pasaba algo, creí que lo teníamos todo frente a nosotros. Pero qué ingenua. ¿Teníamos qué? Si nunca fuimos nada. Te veo irte con alguien más.
La miras, le das un beso y se van. Yo ya sabía que no tenía oportunidad, pero la esperanza nunca se acaba. Ya no importa. Estoy bien.

lunes, 5 de mayo de 2014

Cuando todo lo demás falla, cianuro.

Andate. Andate, si yo ya sé que no me querés. Andate con ella y mirala como me mirabas a mí. No me sigas mintiendo. Prefiero vivir en mundo gris y no en uno de fantasía. Porque con vos soy eso. Soy recuerdos que tu mente crea. Soy lo que siempre esperaste que fuera. 
No te procupes por mí, yo voy a estar bien. Alejate, no me toques. Ya encontraste a alguien nuevo a quien tocar. Tocala hasta que se gaste. Tocala hasta que te des cuenta que no se siente igual que yo. 
Y caundo te arrepientas de todo, espero que vuelvas. Que me pidas de rodillas perdón y que llores. Espero que llores por mí. Espero que me recuerdes y que no dejes de sufrir. Espero que cada vez que digas su nombre recuerdes mi rostro. 
Prendí el gas y cerré las ventanas. Si yo no puedo ser quien soy, nadie va a ser nada.

viernes, 2 de mayo de 2014

Only know you've been high when you're feeling low.

Y sigo estando sola, buscando una salida. Me ahogo en las lágrimas que no puedo derramar. Imagino cosas que no pueden pasar, pero son mejores que la realidad. Y escribo en forma de grito desesperado de auxilio.
No me animo a hablar, no me siento cómoda diciendo las cosas. Cada momento es un poco más el dolor que siento. Quizás no es que no me animo, sino que no tengo a quién decírselo. Porque a la gente no le importan los problemas de la otra gente. A mí sí me importan los de los demás, pero a nadie le importan los míos. No me parece que esté mal, pero a veces duele.
Voy dejando un poquito de mi tristeza a cada lugar que voy y sonriendo falsamente para disimular lo que soy.

jueves, 1 de mayo de 2014

Y pensaste que no me daba cuenta.

Me duele ser tu segunda opcion. Me duele que no me elijas. Me duele que me hables cuando es necesario. Me duele que no te des cuenta de lo que me pasa. Me duele que me ignores sabiendo que te ignoro. Me duele que no me llames como solías hacerlo. Me duele que hayas encontrado a alguien más que hace lo que yo no. Me duele que tengas una imagen tan errónea de la amistad. Me duele ser tu segunda opción. Me duele que no me elijas. Me duele que tenga que doler. Me duele la resistencia. Me duele la indiferencia. Me duele la situación.

Thanks for acting like you cared.

Hoy te escribo. Te escribo porque cuando te hablo no me escuchas. Te escribo porque es mi manera de mostrarme al mundo, y tú eres parte de mi mundo. Te escribo para contarte que por acá está todo mal.
A la noche lloro, pero sin lágrimas. Cuando lloro con lágrimas, se escucha. Y yo no quiero que me escuchen.
A veces ignoro a la gente y me quedo mirando a un punto fijo. Algunos piensan que es porque soy distraída. Yo sé (y ahora, tú también) que mirar a un punto fijo es la forma más fácil de aguantar el llanto.
Cada día me despierto con una noticia que me desarma un poco más. Cada cosa me hace un poco más débil y me dan más ganas de seguir mostrándome fuerte.
Evito estar a solas con la gente, porque cuando estoy sola con alguien digo cosas que en realidad no quería contarle a nadie. Supongo que todo eso me pesa acá.
Cada vez  me alejo un poquito más de todos porque cuando estoy sola nadie me cuenta las cosas horribles que pasan allá afuera.
La gente a mi alrededor me juzga. Me tachan de antisocial y piensan que no hago nada con mi vida. No me lo dicen, claro. Pero se nota en sus tonos de voz cuando me preguntan qué hago, qué voy a hacer, o si puedo ir.
Cuando digo que estoy sola, o que no puedo ir a algún lado, piensan que no quiero. Nadie se da cuenta de que en verdad no puedo, porque mi vida es un desastre.
Pero yo sigo acá, sonriendo. Sigo preocupándome por las vidas de los demás, y evito hablar de la mía.Sigo manteniéndome positiva, y haciendo todo lo posible para que las cosas malas no me lleguen.
Yo no necesito a nadie, por eso uso una puerta cerrada, un celular apagado y una obsesión interminable para alejarme de todos.