viernes, 18 de abril de 2014

Nos miramos y nos dijimos y nunca amamos.

Tengo miedo de no enamorarme. Dijo ella con los ojos llorosos. Yo la miré como uno mira a un recién divorciado. ¿Encontrar el amor? ¿De qué hablaba esa pequeña niña que apenas había vivido?
Sí, de sentir cosas lindas por alguien y no querer que esas cosas lindas se terminen. Me dijo como si entendiera de lo que estaba hablando. Yo la miré como uno mira a un grande que se ríe genuinamente. ¿Cosas lindas? Claro. Cosas lindas. Es que nunca había amado.
El amor no es lindo. Le dije esbozando una sonrisa sobradora. Ella me miró como uno mira a un recién divorciado. ¿Que el amor no era lindo? ¿De qué estaba hablando esa niña gigante que apenas había vivido?
No, mientras lo vivís te lastima y cuando termina te duele. Ella me miró como un niño que descubre que El Ratón Perez son los padres. ¿Lastimar? Claro. Lastimar. Es que nunca había amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario