miércoles, 23 de abril de 2014

Como si supiera de lo que estoy hablando.

Porque cuando bailo dejo de ser humana. Me transformo un ratito en lo que quiero ser. Soy algo distinto. Todo lo que antes me preocupaba ya no está. Porque ahora giro y todo vuelve a empezar.
La vida se renueva y delante mío solo hay sueños y aspiraciones. Mis pies se mueven a un ritmo que desconozco. Mis manos me acompañan como si tuvieran vida propia. Y mi cabeza. Mi cabeza vuela.
Mi cuerpo está acá, dolorido y en movimiento. Mi mente está allá, relajada y en completa calma. A mi alrededor solo hay un mundo en donde mi única preocupación es lograr la postura correcta.
De pronto la música se detiene y todo vuelve a ser como antes. Delante mío, solo tareas y obligaciones. Mis pies, cuando no están fijos al piso, se mueven como los del resto de la gente. Mis manos apenas parecen reaccionar. Mi cabeza pesa, porque tiene demasiado en qué pensar. Mi cuerpo me duele y mi mente lo siente. Y ahora vivo con esas ganas de volver a girar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario