martes, 29 de abril de 2014

Me sacaste mi todo.

me vuelves a dejar y yo vuelvo a sufrir volvemos a llorar y no nos podemos ni mirar y volvemos a tomar pensando que así nos vamos a olvidar pero solo quedan en nuestras cabezas esas cosas que nos dijimos y en realidad nunca sentimos.
explícame qué hacemos acá si no nos amamos más si ya todo es rutina y nada me sorprende porque te volviste parte de mi vida y ahora que te quiero sacar todo es más difícil.
mírame una última vez y prométeme que es la última y que ya no volveremos a mirarnos y que las lágrimas se acabaron y prométeme que ya no volveré a penasarte prométemelo.

Somos lo que queda de este alcohol.

Una botella de whisky que no termino de tomar y algunos vasos vacíos que evidencian mis horas anteriores. 
Solo te quiero besar. 
Cállate y dime por qué nada es igual. Y mírame, dejemos de jugar. No soporto ya mirarte y no poderte ahora tocar.  

Mi libreta en la mesa, una lapicera a medio usar.
No es que me arrepienta, pero hablemos de regresar. No esquives mi mirada, no te quiero lastimar. 
Solo dame una respuesta y dejate ya amar

lunes, 28 de abril de 2014

Let love in.

Subo el volúmen de la música para no escuchar mis pensamientos. Canto a los gritos, porque es ese el momento en el que soy más felíz.
Me gusta hacer cosas que me hagan felíz. Me gusta no poder escuchar los gritos fuera de mi habitación. Me gusta que mi cabeza se apague por un rato y que solo se escuche el ritmo de las letras que no escribí pero que hago mías. Me gusta que seamos solo la música y yo, porque gracias a eso vivo. Me gusta estar sin gente, porque sé que nunca estoy sola. Me gusta saber que hay gente que sin saber que existo me ayudó más que los que "siempre están".
Y a veces, me preguntan por qué. Y yo no sé qué contestar. ¿Cómo le explicás a una persona que la gente no siempre es buena con otra gente? ¿Cómo ponés en palabras el hecho de que un montón de sonidos y letras combinadas te ayudaron a salir adelante y ser quien sos? ¿Cómo puede este mundo que no entiende de amar a los que están cerca entender sobre amor a los que no están fisicamente?
El mundo no está preparado para este tipo de obsesión.
Vayan, vayan a amarse entre ustedes que yo soy felíz en mi pequeño mundo. Si no es muy complicado, no me molesten, que algunos queremos ser felices.

Will you walk with me before the morning fades?

Quiero envejecer contigo esta noche. Que nuestras manos se encuentren a cada instante, y nuestras bocas no puedan separarse.
No necesito un para siempre ni mil promesas que no cumplirás. Quiero que me digas que seremos eternos, y que en mi mente quedarás.
Nos miramos otra vez y volvemos a empezar. Ya sobran las palabras, y la ropa está de más.
No te vayas. Espera. Quiero volverte a mirar. Saber que tu rostro de mi vida no podré borrar. Y ahora eres otro recuerdo que no quiero olvidar.

En mi mente sonaba mejor.

domingo, 27 de abril de 2014

Seamos la mejor versión de nosotros.

Vivimos buscando a quién imitar. Vivimos mirando a nuestro alrededor para ver a quién le fue mejor haciendo qué. Vivimos pensando en ídolos que nunca llegaremos a ser. Y nos olvidamos de nosotros.
Si tan solo miráramos más en nuestro interior y descubriéramos nuestros propios talentos en lugar de probar hacer lo que hace alguien más, todo sería más fácil.
¿Por qué vivir intentando ser alguien más en lugar de mejorar quienes ya somos? ¿Por qué no nos descubrimos a nosotros mismos en lugar de hacer lo mismo que otros?
Alguna vez en algún lugar que prefiero no mencionar, me dijeron que tenemos una esencia, y que es imposible cambiarla, pero muy fácil mejorarla. Y eso quiero hacer cada día. Quiero mejorar quién soy yo, y no parecerme a la mejor versión de alguien más.
A cada minuto me descubro y me fascino. Porque sé hacer cosas que no sabía, me interesan cosas nuevas todo el tiempo y aperndo sin parar algo distinto. Pero siempre yo. Porque el éxito de los demás es de ellos, y yo quiero uno propio.

Me conozco tanto, que sé que me voy a arrepentir de esta entrada. 

miércoles, 23 de abril de 2014

Yo soy más de la actuación.

Sí, a mí me gusta ponerme en el cuerpo de otras personas. Lo gracioso es que nunca supe bailar.

Como si supiera de lo que estoy hablando.

Porque cuando bailo dejo de ser humana. Me transformo un ratito en lo que quiero ser. Soy algo distinto. Todo lo que antes me preocupaba ya no está. Porque ahora giro y todo vuelve a empezar.
La vida se renueva y delante mío solo hay sueños y aspiraciones. Mis pies se mueven a un ritmo que desconozco. Mis manos me acompañan como si tuvieran vida propia. Y mi cabeza. Mi cabeza vuela.
Mi cuerpo está acá, dolorido y en movimiento. Mi mente está allá, relajada y en completa calma. A mi alrededor solo hay un mundo en donde mi única preocupación es lograr la postura correcta.
De pronto la música se detiene y todo vuelve a ser como antes. Delante mío, solo tareas y obligaciones. Mis pies, cuando no están fijos al piso, se mueven como los del resto de la gente. Mis manos apenas parecen reaccionar. Mi cabeza pesa, porque tiene demasiado en qué pensar. Mi cuerpo me duele y mi mente lo siente. Y ahora vivo con esas ganas de volver a girar.

domingo, 20 de abril de 2014

Sing Louder

Al final, me doy cuenta que solo quedan los buenos momentos, las risas, los silencios, las conversaciones sin pudor, las charlas a media noche y los verdaderos amigos.
El resto es pasajero y hay que vivirlo al máximo, porque son esos los momentos que solo existen mientras están pasando.
Por eso, a partir de ahora (sí, porque yo hago resoluciones de año nuevo cuando quiero porque puedo) me decido a vivir todo intensamente. A reír como si nadie me estuviera juzgando, a callar como si no tuviera nada que decir, a hablar sobre lo que quiera como si nadie fuese a recordarlo, a apreciar a la gente que tengo al lado con sus defecto y virtudes, a llorar con ganas y lágrimas como si el mundo se estuviese terminando, a sonrojarme por cualquier cosa como si nadie estuviese mirando, a sentir. A sentir todo hasta que duela, hasta que no se pueda sentir más.
A partir de ahora, me propongo vivir. Porque la vida es una sola, y no se puede vivirla con miedo a perderla.

Hoy, respondo la pregunta que tantas veces leí y siempre me retumbó en la cabeza. Yo prefiero un beso de cien segundos y no mil de un segundo cada uno.

sábado, 19 de abril de 2014

Seamos infinitos.

Era verano del '56. ¿Te acordás? La juventud corría por nuestras venas y nuestra cuota de sonrisas parecía inagotable. Nuestros dedos se entrelazaban mientras bailábamos al ritmo de Elvis. Cada canción parecía eterna. Apenas cruzábamos miradas porque la vergüenza era más poderosa que nuestro amor.
Amor. ¿Te acordás cuando le llamábamos así a todo? La alegría era cosa de todos los días y los problemas se veían muy distantes. Nos decíamos cosas de las que no entendíamos el significado. Pero estábamos seguros de que queríamos saberlo.
A veces me pregunto si aun te acordás de mí. Me pregunto si signifiqué algo para vos. Me pregunto si a veces pensás en mí como yo pienso en vos. Me pregunto si en algunas noches de insomnio te preguntás qué será de mi vida. Si es así, dejame contarte que encontré el verdadero amor. Soy casi tan feliz como lo fui con vos y no me arrepiento de nada, porque todo lo que fui me transformó en lo que soy.

viernes, 18 de abril de 2014

Nos miramos y nos dijimos y nunca amamos.

Tengo miedo de no enamorarme. Dijo ella con los ojos llorosos. Yo la miré como uno mira a un recién divorciado. ¿Encontrar el amor? ¿De qué hablaba esa pequeña niña que apenas había vivido?
Sí, de sentir cosas lindas por alguien y no querer que esas cosas lindas se terminen. Me dijo como si entendiera de lo que estaba hablando. Yo la miré como uno mira a un grande que se ríe genuinamente. ¿Cosas lindas? Claro. Cosas lindas. Es que nunca había amado.
El amor no es lindo. Le dije esbozando una sonrisa sobradora. Ella me miró como uno mira a un recién divorciado. ¿Que el amor no era lindo? ¿De qué estaba hablando esa niña gigante que apenas había vivido?
No, mientras lo vivís te lastima y cuando termina te duele. Ella me miró como un niño que descubre que El Ratón Perez son los padres. ¿Lastimar? Claro. Lastimar. Es que nunca había amado.

Te sorprende cuando menos crees

¿Qué pasó? ¿Qué es la vida? ¿Cómo se respira?
Estas son mis cosas favoritas, las que pasan sin que las espere. Son esas cosas por las que lucho y anhelo cada día, pero no siempre pasan. Sin embargo, cuando pasan se me llena la vida de felicidad, y me doy cuenta de que vale la pena esperar.
Y una vez más, la vida me demuestra que es increíble y que todo puede pasar.

jueves, 17 de abril de 2014

No me hiciste acordar. Ahora ya me olvidé.

Haceme acordar que te diga quién es.

No aceptas que los humanos cometan errores. Me dijo mirando hacia el piso, porque sé que mi mirada intimida. Giré mi cabeza y le hablé como uno le habla a la gente que le tiene pena. Le expliqué que los errores son cosas que uno no puede evitar, que lo que había hecho era una maldad. Trató de decirme que ahora quería repararla. Pero para mí ahora es demasiado tarde. Tuvo tantos años. ¿Ahora se viene acordar? ¿Por qué no se acordó esas noches en que tanto me hizo llorar? 
Yo ya no tenía tiempo para seguir escuchando excusas. Le pedí que se fuera y se negó. Se lo repetí hasta que la última lágrima hubiera caído. Ya no valía la pena discutir. Levanté mi vista y nuestros ojos se detuvieron. Ya no valía la pena discutir.

lunes, 14 de abril de 2014

Te dejé los buenos deseos en la mesada.

Porque nunca nada es suficiente. Porque ya no nos alcanzan las palabras para insultarnos. Porque nos miramos y ya no nos sonreímos. Porque no siento lo que sentí la primera vez. Porque no somos para siempre.
Por eso, hoy me voy. Te dejo lo mejor de mí. Te dejo mis discos y la licuadora. Te dejo mi colección de auriculares y mi guitarra. Te dejo mis libros y mis manías. Te dejo mi positivismo constante y mis ganas de odiar a todos. Te dejo mis tardes de meriendas y programas viejos en la televisión. Te dejo mi radio sin pilas que nunca supe usar. Te dejo algunos de mis zapatos y todas mis bufandas, que aun huelen a mí.
Espero que sepas que me voy con lo peor de lo que soy. Me voy con toda esa ropa incómoda que no combina demasiado. Me voy con el piano que nunca aprendí a tocar. Me voy con las viejas púas a las que se les salen los dibujos. Me voy con mi melancolía de los sábados a la noche, y mi computadora que sabes que me aparta del mundo. Me voy con mis viejos suéteres, y los pantalones de jean que usaba solo para ver a tus amigos. Me voy con los esmaltes que tan poco uso porque nunca me supe pintar las uñas. Me voy con tu indiferencia que duele y lastima. Me voy sin ti.

lunes, 7 de abril de 2014

¿Quince?

¿Cómo que terminó otro año? ¿No tengo ni un ratito más? Pero me quedaron muchas cosas sin hacer.
Como sea, supongo que no puedo volver el tiempo atrás. De todas formas, estoy orgullosa de mi yo de quince años. Felicitaciones. Felicitaciones por cumplir el sueño de todas mis yo anteriores. Felicitaciones por haber sido la mejor versión de mí que hubo. Felicitaciones por mantenerte positiva.
Y vos, yo de dieciséis, no te vuelvas una estúpida otra vez. No pierdas tu sonrisa. No dejes que ese chico te haga mal. No olvides todo lo que viviste y no pierdas la esperanza en todo lo que vas a vivir.
Llegaste hasta acá con la mayoría de tus sueños cumplidos, y eso es simplemente maravilloso. No abandones, y andá por más.
Yo confío en vos.

miércoles, 2 de abril de 2014

Entre fotocopias, libros y apuntes.

Yo estaba estudiando tranquila hasta que mi mente se puso a filosofar. Capáz descubrí el problema del mundo, capáz son pensamientos de una adolescente aturdida con cosas que pasaron hace miles de años y a nadie, nunca le interesaron.
Creo que el mundo no avanza porque estamos estancados en el pasado, fascinados por las cosas que hacían, por las revoluciones, las guerras, la manera en que lavaban las cabezas de los pueblos para que todos pensaran igual. Y admiramos cómo los caballeros peleaban y los reyes eran poderosos y adinerados. Y ni siquiera sabemos si era así. 
Sin embargo, sí sabemos que ni ser princesa debía ser divertido. Con el simple hecho de pensar que no había spray para el pelo, ni maquillaje o diseñadores importantes, deberíamos darnos cuenta que ser princesa era ser alguien más. 
Leemos libros que nunca nadie escribió, sino que eran cantos. Imaginémonos por un momento que alguien decidiera escribir en un libro todas las canciones populares de ahora para que futuras generaciones las estudien. ¡Qué lío se harían! Pensarían que nuestras vidas se basan en relaciones, drogas y alcohol. No estoy negando la realidad, pero hay que aceptar que algunas personas están fascinadas por cosas un poco más interesantes.
Mientras en el presente hay médicos, abogados, niñeras, profesores, músicos, escritores, reyes, adolescentes, soldados, niños que tienen muchos y niños que no tienen nada, entre mil cosas más, a algunos todavía les interesa el pasado. ¿Por qué, en lugar de estudiarla, no hacemos nuestra propia historia? ¿Por qué no nos enfocamos en hacer que el presente sea mejor, y dejamos de preocuparnos por lo que pasó antes? ¿Por qué no empezamos a tener pensamientos progresistas en lugar de tratar de adivinar lo que ya ocurrió? ¿Por qué me hacen leer el Cantar del Mío Cid, cuando hay escritores fantásticos acá y ahora que me encantaría descubrir? ¿Por qué no apreciamos más lo que tenemos y dejamos de buscarle la fascinación a la historia?