jueves, 26 de diciembre de 2013

Noche de descubrirme.

Quizá no creo en el amor eterno.
Es que siento que todo en algún momento se desvanece. Y sobre eso escribo. Sobre cosas que terminan. Porque nada es para siempre.
Ningún sentimiento, ningún estado, nada. Nada dura más que un rato.
Quizá me equivoco. Equivocarse está bien. Así es como más aprendo. Eso también lo descubrí hace poco. Por ahora, me quedo con mis pensamientos oscuros. Algún día se me pasará. O no. Quién sabe.
Por otro lado, digo que hay ciertas personas a quienes voy a amar toda mi vida. Es que soy un mundo de contradicciones e ironías. Quizá en este punto me estoy equivocando. Nadie puede predecir el futuro. ¿O sí?
Tengo que dejar de hacerme preguntas e intentar comprenderlo todo.
Siempre es bueno descubrir una creencia nueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario