jueves, 26 de diciembre de 2013

Noche de descubrirme.

Quizá no creo en el amor eterno.
Es que siento que todo en algún momento se desvanece. Y sobre eso escribo. Sobre cosas que terminan. Porque nada es para siempre.
Ningún sentimiento, ningún estado, nada. Nada dura más que un rato.
Quizá me equivoco. Equivocarse está bien. Así es como más aprendo. Eso también lo descubrí hace poco. Por ahora, me quedo con mis pensamientos oscuros. Algún día se me pasará. O no. Quién sabe.
Por otro lado, digo que hay ciertas personas a quienes voy a amar toda mi vida. Es que soy un mundo de contradicciones e ironías. Quizá en este punto me estoy equivocando. Nadie puede predecir el futuro. ¿O sí?
Tengo que dejar de hacerme preguntas e intentar comprenderlo todo.
Siempre es bueno descubrir una creencia nueva.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Cosas que dije una vez y solo yo recuerdo

Es un acorde. Es un sonido. Es una palabra. Es una letra. Es otra cosa.
No estoy acá ni allá. No me fui, pero tampoco estoy.
Pienso en cosas que nunca van a pasar. Imagino que ocurren situaciones que no son verdad.
No voy a decir que me transporto a otro mundo, ni que siento las notas correr por mis venas. No. Es otra cosa. No hay forma de describirlo.
Música. Vanguardia. Sin sentido.
¿Contexto busca palabras?

martes, 17 de diciembre de 2013

Ojalá se desintegre este amor.

No puedo ya mirarte con los mismos ojos ni amarte con el mismo amor. ¿Qué nos pasó? ¿Dónde se fue todo lo que alguna vez nos prometimos?
Te hablo, no me escuchas. Me respondes, yo te ignoro. La casa está más fría. Cada grito se lleva un pedazo de mi dolor, cada lágrima lo devuelve.
Y cuando me prometes un futuro mejor, cuando me miras a los ojos y prometes amarme, cuando sonríes al hablar, cuando cuentas historias al azar, ya no te creo. No creo lo que dices. Es que te conocí demasiado y entendí que no eres quien me mostraste en un principio.
Todo se fue y ahora solo nos queda esto. La mentira, el dolor, la resistencia. Resistimos por miedo a la soledad ¡Tontos los dos! 
Tontos por pensar más en la mirada de los demás que en nuestros sentimientos. Tontos por no admitir todo lo que nos está pasando.
Hoy, junto mis cosas y me voy. Porque no resisto más. Porque me cansé de mentirte y que me mientas, de gritarte y que me grites, de hablarte y hallar tu ausencia.
Y, si el destino quiere, algún día nos volveremos a encontrar, te preguntaré cómo estás y me dirás que formaste una familia. Pero nunca amarás a nadie como me amaste a mí. Yo, por mi parte, te diré que nunca te pude olvidar. Porque es verdad. Nunca te podré olvidar.

martes, 10 de diciembre de 2013

¿Happy New Year?

Supongo que para algunos estamos a mucho tiempo del año nuevo, pero, para mí, falta demasiado poco. Siempre me da tristeza y melancolía que termine un año, sobre todo cuando es bueno. Se lo atribuyo a mi miedo a lo desconocido, a no saber qué vendrá, a que el año que viene sea el peor año. Siento que todos los años que vendrán van a ser los peores años, pero me vasta vivirlos para darme cuenta que todos tienen cosas buenas que no me permiten llamarlos "el peor". Sin embargo, para darme cuenta de esto, necesito reflexionar. Reflexiono sobre cosas que hice este año. Y, en el 2013, sin duda, conocí.

Conocí personas personalmente. Sí, gente que ya conocía, de la que sabía toda su vida, pero nunca había tenido la oportunidad de saber que eran reales. Nunca los había tenido a unos pocos metros de distancia (¡ni abrazado!). Sin duda, este punto hizo de mi año uno de los mejores que viví hasta el momento.


Conocí lugares. Por primera vez, planeé el viaje de mis sueños. Fui a los lugares que siempre quise ir. Tuve ante mis ojos los paisajes en los que siempre imaginé pasando el resto de mis días. Con sus altos y sus bajos, sus desilusiones y fantasías cumplidas, fue la mejor experiencia de mi vida y no la cambiaría por nada.






Me conocí a mí. Conocí más mis gustos, lo que me gusta hacer y lo que hago bien (y lo que hago mal, también). No es menos que los puntos anteriores, porque creo que conocer quién soy es lo más importante que puedo hacer en mi vida. Quiero seguir conociéndome cada año, pero el 2013 fue un completo descubrimiento.

Conocí universos ajenos. Mi autor preferido dice que cada persona es un universo. Yo concuerdo completamente. Cada persona es mil mundos en uno, y forma un universo personal, con credos, experiencias y hasta idiomas propios. Este año me di el tiempo de conocer otros universos además del mío. Sí, a veces me olvidé de volver a casa y eso nunca es bueno, pero, la mayoría del tiempo, trajo resultados positivos. Positivos para los demás, pero gracias a mí. Así lo sentí yo. probablemente, si pudiéramos hablar con otros universos, dirían que les hizo bien, pero no fue gran cosa. Porque no lo fue. Pero a mí me hizo bien saber qué piensan otras personas. Saber qué hay detrás, básicamente.

Después de todo esto, puedo decir que fue un año de sueños cumplidos. Pude conocer los lugares de mis sueños, pude escuchar en vivo a varios de mis músicos favoritos y pude conocer a la persona que tantas sonrisas me regaló a la distancia.
Por ende, también aprendí a nunca rendirme, porque ahora sé que si lucho por lo que quiero, tarde o temprano las cosas suceden.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Y tan tranquilamente podría estar hablando de mí.

Ella hace cosas que no quiere porque la obligan. Ella se siente presionada frente al mundo. Ella sonríe y dice que todo es gracioso. Ella llora encerrada porque las lágrimas no tienen lugar en la sociedad en la que vive. Ella dice que tiene sueño para evitar sus problemas. Ella no entiende que los demás son todos iguales. Ella no reconoce sus habilidades. A Ella no le gusta cualquiera, pero pretende gustarle a todos. Ella se somete a lo que le dicen que haga. Ella no habla por miedo al qué dirán. Ella se esconde, porque prefiere que el mundo no vea el monstruo que, según Ella, es. Ella se limita. Ella se corta sus propias alas y no se permite volar. Ella pretende ser igual al resto, ocultando las diferencias que la hacen única. Ella siente mucho y no lo demuestra. Ella piensa que todo es ridículo. Ella ya no le encuentra el sentido a la vida. Ella no se da la oportunidad de mejorar.
Todo va a estar bien.
One day.