viernes, 29 de noviembre de 2013

You just feel used (Conversaciones desesperadas 5)

Me dijo que a mí también me usan y no me doy cuenta, ¿qué quiso decir?. Eso: que sos una estúpida y no te das cuenta. Tenés razón, y lo peor es que no darme cuenta de que me dijo que soy una estúpida me hace más estúpida, es bastante irónico. ¿Irónico? No, simplemente sos una estúpida y punto, no hay ninguna ironía en eso. Pero es mejor pensar en las cosas como ironías y no como realidades de la vida. Ese es tu problema,no ves nada como una realidad, todo lo transformas en un juego o en algo positivo y no todo en la vida tiene que ser así. Pero es la forma más fácil y linda de ver las cosas. Estoy de acuerdo, pero no todo en la vida es fácil o lindo. Porque nadie hace que las cosas sean fáciles y lindas, yo sí. No, es porque la gente vive en la realidad, y no metida en una burbuja de fantasía como vos.

La dejé ganar.

jueves, 28 de noviembre de 2013

7 letras, 1 sonrisa.

No era tanto lo que pedía. Cumplirse sí se podía. Quizás me ilusioné demasiado. Con un amor que había terminado.
Es que ya no entiendo. Hago todo lo que puedo y no lo valoras. Estoy cuando necesitas, pero luego me ignoras. No sé qué debo hacer para que sigas pensando en mí.
Ya me conoces  sabes cómo es mi juego. Te digo que no aunque en verdad sí quiero. No sería tan difícil de entender, si más allá de mi sonrisa lograras ver.
Quédate un segundo, no te vayas. Hablemos sobre esto y que regrese la calma.

lunes, 25 de noviembre de 2013

My stupid mouth speaking now.

Hace un tiempo dije haber aprendido que las palabras duelen y prometí pensar antes de hablar.
Después de haber vivido y pensado después de hablar millones de veces llegué a la conclusión de que en realidad no.
No tiene consecuencias muy graves, solo un par de noches sin dormir, o despertarme con el corazón agitado. Por pensar de más.
Mientras tanto, siento una terrible angustia, un nudo en el pecho y la cabeza más pesada de lo normal.
No sé si es justo o si me lo merezco, pero supongo que habré hecho la suficiente cantidad de cosas mal como para que esto me pase a mí.
Lo peor es que nadie entiende lo mucho que me duele. Ni porqué me duele tanto. No es la culpa, es que me fallé a mí misma.
Me avergüenzo de mí y no me arrepiento.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Me olvidé de mí.

A principio de año dije que este año no iba a contarle nada a nadie. O mejor dicho, que contaría lo mínimos indispensable sobre mi vida. Creí que era la mejor forma de no molestar. Ya que descubrí que a nadie le importa lo que tengo para decir, mejor no decirlo.
Sin embargo, estamos en Noviembre y me guardé demasiadas cosas desde Enero. Vengo forzando sonrisas desde el principio. Vengo haciendo sonreír al resto desde que tengo memoria. ¿Y yo?
¿Qué pasa con mis emociones, mis sentimientos, mis alegrías y mis tristezas? ¿A quién le importo? No es tanto el hecho de saber que no le importo a nadie más, si no saber que no me importo a mí misma. Ya no me miro al espejo, porque sé que no hay nada bueno para ver. Ya no me pongo a pensar en lo que siento porque sé que no voy a descubrir nada emocionante. Ya no pienso en lo que me pasó durante el día porque sé que es un motivo para llorar.
Cuando hablo con la gente, lo hago ver como que "no me importan las cosas" o "no me preocupo", o incluso "el pasado es pasado". Pero no es así. Es simplemente que no me importo yo, me dejé de interesar.
Claro que está bien interesarse por el prójimo y tratar de ayudar. Pero supongo que no debemos olvidarnos de nosotros mismos, porque es ahí cuando dejamos de ser.
Dejé de ser quien soy. Es eso. Me inventé un personaje y me lo creí. No hay vuelta atrás. Vivo en mi propia mentira.