martes, 14 de mayo de 2013

Un simple favor.

Risas que no escucho porque por dentro no dejo de llorar. Palabras que no digo porque prefiero callar. Besos que no nos dimos porque preferimos ocultar que a pesar de todo no nos dejamos de extrañar. Y todas esas veces que evité mirarte porque se me hace más fácil tan sólo imaginarte. Y aquellos momentos en los que me faltaste hasta que me acostumbré a ya no buscarte. Todos están en mi memoria, y cada vez que una puerta se cierra vuelven a mí y me atormentan. Y cuando intento dormir, no dejo de pensar en ti. Si tan sólo salieras de mi mente un rato, sería más fácil para mí vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario