viernes, 4 de enero de 2013

Lo que nadie te dijo.

Debería empezar a aprender que las palabras duelen. De hecho, debería saberlo y haberlo asumido hace tiempo. Creo que a veces no soy consiente de que lo que digo puede herir a alguien.
De todas formas, voy a seguir diciendo lo que quiera porque no se puede caminar en este mundo teniendo miedo de lo que los demás interpreten sobre lo que decimos.
No puedo tenerle miedo a las reacciones de los demás.
Sin embargo, en un futuro intentaré que al hablar mal de alguien, esa persona no se entere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario