sábado, 12 de enero de 2013

¿Eres tú? ¿Otra vez? No me digas que vuelves a decirme más mentiras. Ya me cansé de escucharte. No, no  me interesa lo que tengas para decir. Sólo cállate y escúchame. Hace tiempo no nos vemos y pareces estar bien. Yo seguí con mi vida y hoy te puedo decir que no te necesito. Ya no me importa qué tan importante fuiste en algún momento. Hoy no lo eres. Te extrañé, no lo niego. Te lloré, no lo oculto. Pero hoy miro mi pasado y te veo allí, sentado en aquel banco con tu ramo de rosas. Lloras tú por mí y yo sigo caminando. Pareces dolido y no me importa. Giro mi cabeza y te sonrío. Ahí quedas, lejos mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario