viernes, 25 de enero de 2013

Everything has changed.

Nos conocimos viajando y lejos de casa. La torre Eiffel fue testigo de los primeros dos meses de nuestro amor. Aquel verano es inolvidable. Pero hoy las cosas cambiaron. Hoy nos vamos a encontrarnos a las 9 en punto en un pequeño bar. Las horas pasan y él no llega. Su impuntualidad constante me desespera.
Nos miramos fijo sin hablarnos. Él de un lado y yo del otro. No es como solíamos sentarnos algún tiempo atrás.
Me dice que me extraña y yo sonrío. Sé que yo también pero trato de ocultárselo. Le digo que no me entiende y él no lo niega. Sabe que soy difícil, pues ya ha lidiado conmigo. Yo no quiero perderlo. O no quiero perder todo lo que vivimos. Los momentos que pasamos juntos son irreemplazables. 
Me toma la mano y me cuesta respirar. Me dice que ha cambiado y me cuesta creerle. Se lo recuerdo todo. Le recuerdo aquella noche que entramos en un hotel gigante en una ciudad desconocida y comenzamos a mirar las fotos que teníamos juntos. Le recuerdo cuando nos tomamos la mano mientras el avión arrancaba, porque él conocía mis miedos. Le recuerdo cuando me amaba.
Nos quedamos en silencio una vez más. Un silencio cómodo y con cierto murmullo de fondo.
Él toma mi mano otra vez y nos vamos. Ya nada importa. Ya cambiamos.

sábado, 12 de enero de 2013

¿Eres tú? ¿Otra vez? No me digas que vuelves a decirme más mentiras. Ya me cansé de escucharte. No, no  me interesa lo que tengas para decir. Sólo cállate y escúchame. Hace tiempo no nos vemos y pareces estar bien. Yo seguí con mi vida y hoy te puedo decir que no te necesito. Ya no me importa qué tan importante fuiste en algún momento. Hoy no lo eres. Te extrañé, no lo niego. Te lloré, no lo oculto. Pero hoy miro mi pasado y te veo allí, sentado en aquel banco con tu ramo de rosas. Lloras tú por mí y yo sigo caminando. Pareces dolido y no me importa. Giro mi cabeza y te sonrío. Ahí quedas, lejos mío.

martes, 8 de enero de 2013

You're feeling 22.

Miro tus fotos sólo para recordar que no sos quien decís ser, que no pensás como decís pensar. 
Si no fuimos hechos para querernos, mejor separarnos. Seguir cada uno su camino. Vos, con tu falsedad, y yo, con mi inmadurez. 

viernes, 4 de enero de 2013

Lo que nadie te dijo.

Debería empezar a aprender que las palabras duelen. De hecho, debería saberlo y haberlo asumido hace tiempo. Creo que a veces no soy consiente de que lo que digo puede herir a alguien.
De todas formas, voy a seguir diciendo lo que quiera porque no se puede caminar en este mundo teniendo miedo de lo que los demás interpreten sobre lo que decimos.
No puedo tenerle miedo a las reacciones de los demás.
Sin embargo, en un futuro intentaré que al hablar mal de alguien, esa persona no se entere.

jueves, 3 de enero de 2013

Sobre la vez que no te salvé.

No contestaba mis preguntas pero sus ojos gritaban las respuestas. Estaba sola y no sabía cómo había llegado allí. Era un lugar horrible y sin luz. Un callejón pequeño. Su vestimenta demostraba de dónde venía. Su peinado dejaba ver lo que había hecho. Su olor era trágico y desesperado.
A veces me pregunto dónde estará, y cada noche me reprocho no haberla ayudado. Me reprocho haber salido corriendo cuando alguien me necesitaba allí, quieta.