lunes, 31 de diciembre de 2012

Fearless.

Este año perdí. Perdí miedos.
Perdí el miedo al qué dirán.
Perdí el miedo a ser yo.
Perdí el miedo a mostrarme.
Perdí el miedo a que me rechacen. (O quizá simplemente me acostumbré)
Perdí el miedo a la soledad.
Perdí el miedo a hacer las cosas por mi cuenta.
Perdí el miedo a la gente que no conozco.
Perdí el miedo a los extraños.
Perdí el miedo a perder.

Por eso, este 2013 pido que desaparezcan las alturas y las arañas. Algunas cosas no cambian por 365 días más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario