lunes, 31 de diciembre de 2012

En el bosque encantado, un hada me contó una historia.

Y entonces encuentro un lugar para esconderme. Leo tus palabras y me siento segura. Porque sé que a pesar de la lejanía, estás ahí para mí.
Tomo mi melancolía y la escondo durante los minutos que me toma recordarte. Porque junto a ti todo está bien, y no necesito preocuparme.
Las lágrimas comienzan a sobrar en mi interior, y, como una niña que no puede controlar su llanto, lloro. Lloro y te recuerdo. Te recuerdo con alegría, porque fuiste una de las mejores cosas que perdí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario