jueves, 29 de noviembre de 2012

To remember:

No trates como Taylor Swift a quien te trata como China McClain"

Me pasa nada.

Sí, me molestó.
Me molestó ser tu segundo opción.
Me molestó que no me pidieras perdón.
Me molestó no importarte.
Me molestó que te pusieras así por eso.
Me molestó tu violencia.
Me molestó que seas así conmigo, que nunca te hice nada.
Me molestó que seas así conmigo, que siempre te di tanto.
Me molestó que no reconocieras todo lo que hice por vos.
Me molestó tu indiferencia.
Me molestó tu forma de demostrar tu "cariño".
Me molestó que fuera otro quien se dio cuenta de lo que hice.
Me molesta llorar al decirte todo esto.
Me molesta saber que es verdad.
Me molesta que no te pueda olvidar.

Yes, I'm a bit*ch.

Sólo vine a saludar. Quería saber cómo estabas y qué es de tu vida. No hemos hablado desde aquel día. Cuéntame. No, no es cierto. No quiero saber eso. Mejor cuéntame qué se siente. ¿Qué se siente ya no tener un plan B? ¿Qué se siente no tener con quién hablar mal de tus amigos? ¿Qué se siente que yo haya seguido con mi vida, por mucho que me haya costado, y tú no? ¿Qué se siente que hoy no puedas recordarme como esperabas hacerlo? ¿Qué se siente haberme perdido? ¿Qué se siente saber que todos fue tu culpa? Cuéntame, tengo tiempo de sobra para escuchar cómo estás sufriendo.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Ahora entiendo todo.

Es la imposibilidad de cumplir un sueño lo que lo transforma en un sueño.
No sé por qué dudo tanto de las posibilidades que tengo.
No debería dejarlo ir.
Es lo que siempre quise.
Es ahora o nunca.

lunes, 5 de noviembre de 2012

El hechizo termina a las 12.

Nada es eterno, y ella lo sabe. Los peinados, el maquillaje, la ropa. Todo se va. Todo termina.
Despierta en la mañana y el calor de su planchita alisa por completo su cabello. El delineador enmarca su mirada de una forma única. Y su parte favorita: La máscara de pestañas, alargadora como ninguna. Se pone su mejor atuendo y sale a la calle. Ella está lista para enfrentar al mundo.
Pero la noche cae. Suenan las doce campanadas y el hechizo acaba. Sus cabellos vuelven a ser pequeños resortes. Su delineador y su máscara ahora pareen un rubor negro. El vestido se ensucia. El zapato de cristal  se rompe. Cenicienta vuelve a sus cenizas. El mundo no está listo para enfrentarla a ella.