miércoles, 29 de febrero de 2012

Estuviste ahí siempre, siempre, siempre, siempre, siempre.
Menos ahora, cuando más te necesito.
¿Por qué? ¿Por qué nos distanciamos así? Estoy segura que es mi culpa. No demostraba mi cariño lo suficiente. Quizá soy demasiado fría para tu gusto. Pero soy así. No sé, quizá algún día puedas aceptarme tal y como soy.
Pero sólo en caso de que ya no hablemos y eso... quería dejarte en claro que te quiero. Y mucho. Y te necesito. Y demasiado.
Ojalá todo volviera a ser como hace un tiempo atrás.

P.D.: Te necesito ¿Lo dije?

No hay comentarios:

Publicar un comentario