lunes, 21 de noviembre de 2011

Ser grande te va a aburrir tan rápido.

El taco de sus zapatos mide más que ellas. Lo llevan cómodamente en sus pies como si fueran de esas pantuflas que uno usa para estar en su casa. Sus remeras muestran más de ellas de lo que ellas mismas se vieron alguna vez. Pero parecen no notarlo, porque continúan su camino como si nada. Sus pantalones son tan chiquitos que me cuesta saber si en verdad llevan algo puesto. Se ven cómodas. Llevan el cigarrillo en la mano y ríen al compás de sus ilusiones. Saben que las espera una larga noche de alcohol y quién sabe qué más. No pasan de los 13 años, pero parecen de más... mucho más. Hace tres días que las nenas no vuelven a casa. Mamá se desespera y papá no reacciona. Ellas prenden otro cigarrillo y se pierden en su humo. Ya nada importa. La libertad les pertenece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario