miércoles, 2 de noviembre de 2011

El mundo no es como lo pintan, esa casita de muñecas con una familia que se demuestran cuánto se quiere sólo existe en las jugueterías. En la vida real es un grupo de desconocidos que sólo se ocupan de sobrevivir. Cuando ya no puedes creer ni en tus padres ¿Qué te queda? Es todo una gran mentira y yo no quiero ser parte de eso. Ahora voy a hacer todo lo que yo quiera. Voy a hacer todo lo que me dijeron que no hiciera. Desde aquel día ella para mi ya no existe. Y a ese tipo que dicen que es mi papá, le dije que se fuera, pero no quiso, asique lo tengo que ver todos los días en el colegio. Pero pronto se va a dar cuenta que la decisión que tomó es la peor que haya tomado en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario