miércoles, 2 de noviembre de 2011

Alguna vez algo me dolió tanto que la tristeza no me cabe en el cuerpo y siento que cada vena está a punto de estallar de dolor. No puedo volver al colegio. No puedo enfrentar a mis amigas. No puedo enfrentarlo a él. Pasan los días y todavía en la mañana cuando me despierto tengo la sensación de que esta pesadilla nunca fue realidad y que todo es como antes, pero eso dura tan poco...

No hay comentarios:

Publicar un comentario