viernes, 12 de marzo de 2010

Tu sonrisa no se marcharía...



Alguna vez lo negué, pero hoy puedo decir, sin rencor alguno, que te amo con mi ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario