jueves, 26 de marzo de 2009

No todo se titula "PERFECCIÓN"


En un pequeño pueblo donde sus habitantes se dedican al trabajo agrícola, vive Anahí. Ella sobresale por sobre los demás. Es una chica encantadora. Pero por sobre todo, se diferencia de la rusticidad del pueblo por su elegancia y su nivel cultural, su amor por las artes, al ballet y a escribir historias. A veces, se involucra tanto en sus cuentos que cree que sus personajes son reales. Su preferida es Dulce María. Es el personaje más perfecto que Anahí creó. Es todo lo que ella quiere ser. Inventó a Dulce María escribiendo un cuento titulado "Perfección".
Anahí entró esa tarde a su cuarto y, como de costumbre, se puso a ensayar sus pasos de ballet, y, entre plié y trasplié recordó a Dulce María y lo bien que baila ballet. En ese momento, más que nunca, quiso ser tan perfecta como ella.
Anahí fue bailando durante las dos cuadras que separan su casa del estudio de ballet. Antes de empezar la clase le pidió a su profesora Maite que le enseñe nuevos pasos y que la ayude a mejorar. Maite asintió y le mostró nuevos pasos para que practique.
Ella lo hizo de sol a sol durante una semana ara luego mostrarle a la profesora sus progresos.
Anahí quería ser tan perfecta como Dulce María, que faltaba 2 ó 3 veces a la semana al colegio para practicar horas y horas de ballet. Sin darse cuenta, empezó a faltar a las pruebas y ni siquiera sabía qué tema estaban viendo en la escuela. Sus ganas de ser la mejor en el ballet como su ídola, se convirtieron en una adicción, y luego, en un problema.
Maite le hacía notar sus cambios, pero ella, obstinada, no la escuchaba.
Así, pasaron los días, el trimestre, y llegó el momento de la entrega de boletines de calificaciones. Las notas de Anahí eran pésimas. se había transformado en la peor alumna del curso. Allí reaccionó y tomó conciencia de su error. Se propuso cambiar.
Retomó las clases con más ganas que nunca y empezó a esforzarse por ser la de antes. Sigue con su pasión por escribir historias y el ballet, y trata de ser mejor, pero ya no busca la perfección, por que sabe que nada ni nadie es perfecto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario